De que estas hablando Willys?

Pocas veces se presentan oportunidades en las cuales se encuentran a la mano diferentes aspectos que al combinarse ayudan a hacer la diferencia para destacarse paulatinamente y eventualmente mejorar. Si señoras y señores, de esto se trata el asunto, de animarse a mejorar. De no resistirse al conocimiento.

Muchos que se sumergen de lleno a este mundillo de la cerveza, sin dudas entran maravillados por el simple echo de “crear” de la nada aquella bebida espirituosa que tantas alegrías suele darnos. Las primeras experiencias son la gloria al ver nacer tu hijo del cereal y comenzar a verlo dar sus primeros pasos, a la vez que la cantidad de tíos que quieren cargar al recién nacido es cada vez mas y mas grande, obvio (ja).

Así es, muchas satisfacciones trae la gran y honorable tarea de ser un cervecero. Con cada nueva cocción y cada nueva receta el pecho se infla y uno se siente el rey del mundo, siente que se vuelve poderoso. Claro, eso es al principio, porque con el tiempo todo se torna cada vez mas complejo y cada nueva cata trae consigo una demanda de calidad aun mayor. Y como le dijo el tío Ben a Peter Parker: “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”, y eso se llama crecimiento. Al igual que todo, a su vez que un niño crece, crece también su cuidado y por lo tanto la necesidad de darle calidad a tu cerveza se hace cada vez mas evidente.

Bien podemos ignorar este aspecto, creyendo de forma necia que mantener las cosas lo mas básicas posibles es ser trasgresor, rustico o comúnmente llamado “Craft”. Pero el espíritu craft, el cual muchos defienden golpeándose el pecho, suele ser interpretado erróneamente (si, acá existe una grieta, pero no la vamos a dar importancia). Lo concreto, quizá es que ser Craft, (y a modo de opinión personal también) en definitiva es el respeto por las materias primas y la responsabilidad en la realización de los procesos. Lo cual no te convertirá mágicamente en un erudito de la birra o lograra que hagas la mejor cerveza en un abrir y cerrar de ojos, pero como suele decirse: “El habito hace al Maestro”.

Muchas veces se suele caer en la cómoda y calidad cama de laureles de conformarse con los resultados de las primeras cocciones donde todo es color de rosa y las palmadas en la espalda abundan. Pero sin saberlo, las expectativas comienzan a crecer y a demandar mucho mas de nosotros. Pero aun así se suele conformar con hacer cada vez mas cantidad en detrimento de la calidad cayendo poco a poco en un espiral de malas decisiones y en el erróneo pensamiento de que no seguir el lineamiento de los estilos es ser creativo o cuando menos un innovador.

Si se quiere, podríamos decir que mucho de este pensamiento radica en un equivocado concepto de revolución, donde se cree que ser rebelde es no seguir lo establecido, por el simple echo de oponerse de manera caprichosa, sin argumentos y sin un pensamiento lógico y concreto. Por el contrario, ser rebelde es intentar adquirir conocimientos a como de lugar. Podríamos entonces utilizar el concepto de “dogma”, que suele usarse en el terreno cinematográfico, el cual nos dice que Dogma es romper todas las leyes establecidas, lo cual también deja abierta una gran puerta que suele confundirse. Pero quienes estudian un poco mas este aspectos saben que para romper las leyes establecidas primero hay que aprehenderlas y aprender a utilizarlas para luego saber como romperlas, dándole prioridad al proceso creativo. Conocido también como “Cerveza de Autor”, aunque muchos usan también este termino de manera engreída, ya que antes de hacer birra de autor se suele ignorar el hecho de dominar, en principio, los estilos para luego experimentar. Muchas veces se disfraza de “autor” o “creativo”, el hecho de ignorar la historia y procedimientos comprobados y aprender sobre las bases ya constituidas.

De eso se trata aprender a elaborar los estilos debidamente, obtener ese conocimiento previo nos hará libres al fin. Libres de poder jugar y poder crear libremente. De empezar a ser creativos y hacer nuestras primeras armas para innovar si se quiere y poder aportar herramientas a futuro. No hay que confundirse, las cosas no suceden mágicamente o de manera espontanea sin conocimiento previo, ni mucho menos por obra divina. Cuando la manzana cayo sobre la cabeza de Newton, la teoría de la gravedad no se le ocurrió por arte de magia. Aquella teoría se escribió en su cabeza con base en las herramientas que previamente había adquirido, estudiado, aprendido y dominado.

Por eso, cuando el “Arnold” que vive en todos nosotros se pregunte: “De que estas hablando Willys?”, la respuesta a modo de consejo sera simple: leer, estudiar y adquirir conocimiento es lo que hará la diferencia y finalmente es lo que despertara en nosotros el espíritu craft. Y mas rápido que tarde, quizá la vida nos encuentre haciendo una birra de calidad. O cuando menos a eso deberíamos aspirar.

Levanto la copa en tu nombre. Salud y buena birra para todos!!!…

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s